lunes, 19 de abril de 2010

Escribir

"Necesito estar mucho tiempo solo. Todo lo que he producido es simplemente un producto de la soledad." Franz Kafka

Paso mucho tiempo hablando sola. Escribir es eso.

Pero.

Ya escribir no me seduce como antes hiciera. Construir palabras y decírmelas como si yo las hubiera inventado, sí.

Escribir es eso, pero no siempre.

En las noches, siempre, antes de dormir me cuento cuentos y ya no me importa que al despertar no recuerde ni un acento, ni la mirada de algún personaje que se parecía a quién.

Me digo poemas que me suenan bellos y profundos, cargados de significados y duermo pensando que, tal vez, mañana, pueda escribir un verso o dos de aquellos que en la noche me dieron placer.

Pero despierto y ni una coma permanece, ni la luz del punto final, ni las dulces o dolorosas a veces, palabras.

Camino e invento situaciones, diálogos, escenas actuadas en las calles de mi vida diaria. Los caminos se acortan y llego a donde tengo que llegar, cerrando de golpe la puerta a esos mundos platicados.

En alguna parte del deseo de escribir se me pierde la intención de poner mi pensamiento, vaciarlo, transformarlo en las grafías que alguien o yo misma, pudiera, alguna vez, leer.

Será que es abril, de nuevo (y desde hace más de veinte días)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

será

Máximo Ballester dijo...

Uy... y yo me identifico mucho con esto del escribir y sus mañas. Y la llegada de abril, aquí otoño, al que tardo en acostumbrarme y trato de que no me ponga triste.
Muy bueno lo que escribiste. Gracias.
Te dejo un beso.