martes, 15 de junio de 2010

no es, aun

la noche a veces se transforma
por obra de conjuros y menjurjes
que le llegan de lejanas estrellas apagadas
en una bolsa de papel llena de ruidos

y escuchamos llanto de niños cuando el gato grita
y los perros que tiran los botes de basura
acomodan morosamente sus ladridos

cuando
nos traen pesadillas inundadas de balazos

3 comentarios:

jose fá dijo...

este post se portó de forma muy extraña, nunca aceptó la fecha que le tocó,. tuve que copiarlo de por allá hace 10 días o más... ¡loco!

Máximo Ballester dijo...

Son los misterios de la noche de Blogger, parece.

Buen poema. Me hundí un buen rato en interrogantes, en cosas ocultas, tratando de descifrar llantos, gritos y balazos.
Un beso.

Pina dijo...

¡qué bendición que no hayan llegado a más, Fita!