miércoles, 20 de diciembre de 2006

La virgen

De Clara Hilda aunque haya sido ausencia.
Para ella aunque no.

Quería alcanzar tantas alas volando. Y todos los pétalos derrumbados, sollozados por el viento. Y el batir de todas las frutas, llenando con sus alas de perfume, todo el aire. Y el olor de la lluvia cada vez más cercana le daba miedo. Y la desearía dentro del vientre, le picotearía con sus afiladas gotas las entrañas y le escurriría dulzura entre las piernas. Y poder querer y desear. Y que alguien la quisiera.
Todo eso quería y le daba miedo alcanzar alguna vez esas alas batiéndose y que fuera en retirada y que todos los pétalos azotados, aullados por el aire. Que todas las frutas volaran y se incrustaran en otras nubes y que no lloviera sino allá, y que el vientre se le apergaminara, seco, y a sus piernas jamás las mojara el dulce sabor de las gotas. Y no desear y que nadie nunca te quiera
.

6 comentarios:

Lezbyk dijo...

Hay que cerrar los ojos y dejar que el viento haga lo demás... Besos cero por ciento dosificados... ;-o...

P. D. ¿Algún día escribirá algo inspirado por mí...? (Sueño y busco)...

Máximo Ballester dijo...

pASO A DESEARTE FELICIDADES!!!

Y UN BESO ESPECIAL DE NAVIDAD.

Fab dijo...

Felices dias!!!
abrazsos :)

Máximo Ballester dijo...

El miedo a la vida el miedo a amar el miedo a la belleza posible.Lo que queda en deseo, en sueños...

Pero como saber si en verdad no ha volado, querido, vivido. De algun modo.

un beso.

Máximo Ballester dijo...

El miedo a la vida el miedo a amar el miedo a la belleza posible.Lo que queda en deseo, en sueños...

Pero como saber si en verdad no ha volado, querido, vivido. De algun modo.

un beso.

Máximo Ballester dijo...

Pasa cuando me ponen que el servidor a cerrado su conexion...