viernes, 15 de febrero de 2008

Instante preciso de la nieve
Se llama nieve y es agua helada que se desprende de las nubes en cristales sumamente pequeños, los cuales, agrupándose al caer, llegan al suelo en copos blancos. Copos que si no fuera por la ventana que está frente a mí, atrás de la computadora, formando parte de la pared, podría tocar: caen a menos de 2 metros. Caen y caen, plumas que se desvanecen tocadas por un airecillo que las hace danzar en leve pendiente del oeste al este. Son de un blanco contagioso, las cosas y personas se van poniendo del mismo color a su paso. Los autos parecen, los que van hacia el este, ser empujados por ese ánimo blandito y blanco; los que van hacia el oeste son salmones empujando las líneas punteadas que cubren el espacio blanco que antes era gris.
Suspende casi el corazón su trabajar para mirar, hundirse en los cristales que se derrumban, pedacitos congelados de nubes…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la nieve, Fita.
por esa nieve que a Alguien más debemos agradecer.

Abrazos desde aquí.

jose fá dijo...

Aún nieva, esa blancura suspendida... cuánta maravilla! (cacofónico, diría Darío, jeje)

Anónimo dijo...

¡´inche Darío!
Circunda por estos días aún a través de la nieve.
Lo he recordado mucho últimamente y de manera especial recuerdo cuánto te estimaba, y cómo.

eva dijo...

qué hermoso instante nos regalas...

un saludo

Máximo Ballester dijo...

Qué bueno que sean de un blanco contagioso y no ''ominoso'', Ja!

Te iba a visitar antes de que vos a mí y me ganaste de mano.

Me encantan estos escritos tuyos. Canaea debe estar fría, llena de gente latiendo dulcemente, o como cayendo en copos.

Un beso con abrazo.

Abril Lech dijo...

Y como la nieve al caer tiene esa firma silenciosa te imagino con la misma cadencia leyendo estas letras que cayeron con los primeros copos.
Es dificil imaginar el frío cuando aquí hizo hoy cerca de 32 grados de temperatura.
Yo amo la nieve, no puedo explicarte cuánto. Siento que esconde un secreto en su color y en su caida dispersa, a veces los copos dejándose arrastrar por los vientos... qué bellas imagenes me trajiste. Te dejo un beso blanco.

Buch dijo...

SI, todo sencillito, pero donde nadie había golpeado hasta hoy.

Por cierto ¿Qué es algo medio pinche? te lo he leído alguna vez y no entiendo del todo la expresión...

Orquídeas y mariposas dijo...

pedacitos congelados de nubes…

nostalgia y fresca
rencociliacion.

Gracias Josefa por compartir y propiciar la memoria.