lunes, 12 de enero de 2009

Hace días
La idea fue ver el nacimiento y entré a la iglesia con Mariana.
Junto al bello nacimiento había una caja con un mensaje en grandes letras, decía, más o menos: “¿Qué le vas a regalar al Niño Dios?” Según Mariana me instruyó su abuela ya había llenado el formato que allí estaba junto a varios lápices, y yo tenía que escribir mi regalo también. Bueno, dije, lo llenamos ambas. No, dijo, yo ya lo hice el domingo (se negó a decirme lo que ella escribió)
Ofrecía un listado de ocho opciones, las cuales eran, palabras más, palabras menos, éstas:
1. Perdonar a quienes te han ofendido
2. Hacer una obra de caridad
3. Hacer un sacrificio
4. Regalar cariño a alguien que te resulte antipático
5. Ser mejor hijo, madre, padre, hermano, etc.
6. Ser mejor estudiante, empleado, ama de casa, etc.
7. Visitar a un enfermo
8. Ofrecer la Comunión por la Paz

Fue muy complicado decidir. No se vale pensarlo tanto, dijo Mar. Así que me apresuré ¿Cuál de estos ocho puntos-proyectos será menos fácil? Porque se trata de hacer lo que nos cueste. Digo, cualquiera con su capacidad de simbolizar y de aplicar metáforas más o menos intacta (qué inexactitud, intacta es una palabra redonda, es o no es) hace propósitos de año nuevo, se fija metas, esta lista es algo así, creo… el problema es cumplir. Así que elegí lo más difícil… ahora, a tratar de hacerlo. Es un regalo, dice Mar, no se vale echarse para atrás.
.

7 comentarios:

Bernardo Duarte dijo...

B-Zos, B-Zos y más B-Zos (con su respectivo abrazo)... ;'-*... DLBS... FAN 2009... ;'-)...

víctorhugo dijo...

¿y? qué fue? ¿regalar cariño a alguien que te resulte antipático?
intacta... esa palabra. hace años una amiga contaba que otra amiga suya vio a una pareja de gemelos recién nacidos y pringó de mala manera su currículum al soltar esta perla: ¡están intactos! (¡intactos!)

abrazos

Anónimo dijo...

Qué linda.
Me dijiste que Mariana ya era grande, pero nunca imaginé cuánto.

Abril Lech dijo...

Bellos regalos que embellecen el alma de quien los realiza. Besos!

Brujísima dijo...

Yo quiero hacer un sacrificio!!


Hola, sigo leyendote, cuando recien llegué aquí firmaba como María María, no sé si recuerdes.. quiero que sepas que por aquí sigo de vez en vez!

jose fá dijo...

*Bernardo coterráneo, eres siempre bienvenido

*Anónima porteña: alta y muy fuerte
es tu ahijada y aunque en ocasiones comenta con desconcertante madurez, es una niñita (mi bebé)

*Abril, tu alma es muy bella, oh sí

*Brujísima (antes María al cuadrado): Claro que te recuerdo y me da mucho gusto que visites de nuevo esta tu casa (cortesía muy útil y nunca de más)

*Víctor: El punto 4, el que mencionas es el que más me dio en qué pensar. Porque tiene que ver con EL OTRO; y para hacerle un cariño que no sea chapucero a quien no nos simpatiza (y por lo general es así porque ese otro que nos cae mal tiene distinto color, tamaño, pensamiento, costumbres, olor... o váyase a saber), necesitamos ponernos en sus zapatos y caminar con él, pensarnos como él, dolernos junto a él.
Y es hasta que podemos sentir y manifestar empatía por aquel que no somos, ni se parece, ni actúa, habla o piensa como nosotros, que podremos darle cariño (entenderlo, vivir junto a él).

Pensándolo bien, así podremos: perdonar, visitar a un enfermo, hacer un sacrificio, tratar de ser mejores etcéteras… hasta llegar a la PAZ

(hasta parece que estoy predicando, sorry, sorry)

Buch dijo...

SI te decides por visitar a un enfermo, hay quien dice que yo lo estoy, Así que tendrás que cruzar el Atlántico.