lunes, 23 de marzo de 2009

Cuatro primeras versiones del porqué

.

I

Es porque tenía sus manos muy grandes

¿Y?

Vas a pensar que estoy loca

No, dime

Con una mano podía cubrir mi rostro completo

¿Y?

Eso me excitaba

Órale, tá bien…

.

II

Cantaba

¿Cómo?

Medio desafinado

No pregunto eso ¿cuándo lo hacía?

¿Ves la diferencia? dijiste: CÓMO

Perdón… ¿cuándo?

Cuando caminábamos

¿Y?

Casi no hablaba, no le gustaba hablar

¿Y?

Eso me hacía sentir bien, parecía feliz conmigo

¿cuando no hablaba?

Nooo... cuando cantaba

.

III

Bueno, comía rico

No entiendo

Sí, me encantaba verlo comer

¿Por?

Porque su boca

Mmmm…

.

IV

Era caliente

¿Cómo?

Calientito, de noche

¿Nomás?

Y me abrazaba. Mucho.

¿Y, qué más?

Olía bien. Era limpio.

Éit, eso se oye muy bien.

.

.,

5 comentarios:

Anónimo dijo...

qué rico!

Máximo Ballester dijo...

Le sensualité!

Se lee muy bien...
Aquí se lee muy bien.
Y se siente muy bien.
Y es rico el diálogo, como comer.
-¿Comer qué?
-Comer ciertas carnes asadas, chocolate...
-hummm...
-¿hum qué?
-Hum no sé qué, calientito...

Un beso.
-¿Un beso por qué?
-Pues... porque se me antoja.

... Sylvia dijo...

"...Era caliente
¿Cómo?
Calientito, de noche
¿Nomás?
Y me abrazaba. Mucho..."

¡Me han gustado estas primeras cuatro versiones del porqué!! Ya espero las que siguen, mientras tanto, te dejo un abrazo de corazón, ¿corazón de melón? Melón dulce para un corazón abrazado...
bueno, un abrazo para todo el dia que se sostenga en el corazón

Buch dijo...

Pero ¿Funciona cantar?

Abril Lech dijo...

He visto todas las versiones y me han dado risa. Tal vez no debiera?