lunes, 17 de agosto de 2009

.
Veleta
Sucede que en ocasiones lo pienso.
Duermo así. Desde hace mucho tiempo. No fue decisión, elección sí. Y no siempre para elegir tomamos decisiones ¿o sí?

He escuchado decir que debe preocuparnos nuestra posición y orientación al dormir. De la posición mejor no hablo ahora.

Que los pies al sur, la cabeza al norte, la habitación al este, una ventana al oeste, los sueños hacia arriba, los deseos orientados al centro del planeta...

La verdad es que cada quien, a fin de cuentas, cuando duerme es donde puede y como puede…

En una imagen mental hasta cierto punto infantil que tengo, me veo colgada de cabeza, así duermo, como murciélago. Pero es un invento, ya sabemos, el arriba y el abajo no existen. Mis pies no están en el norte-arriba ni mi cabeza en el sur-abajo.

A mi izquierda el océano pacífico, a mi derecha el atlántico ¿significará algo esto?. Mi mano derecha sostiene un puño de sal que se derrama (nunca he revisado si sólo lo líquido puede derramarse, si la sal no puede ¿es que solo cae?); los dedos de la mano izquierda amarran las lágrimas a mi vientre.

Debajo de mi está la tierra, por eso. Eso.

Arriba el espacio donde no hay arriba ni abajo, este, oeste. Un espacio que no es ni azul ni negro ¿sabías? El espacio es ¡beige! (mira qué facilidad tengo para afirmar lo que no me consta ni me constará… pero sí, de ese color es)
.
¿Será que estoy durmiendo al revés y por eso no hay descanso?
.
.

5 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

A mi me pasó una vez estar durmiendo a contramano y mientras los otros regresaban de dormir yo iba con mi cansancio fresquito y sin apuro.

Las cosas que me hacés decir, mi querida Batijosefa. (Con todo respeto)

Una cosa: las ramas de los árboles también se derraman: yo las he visto.

Y ahora esto que es bien cierto:
De chico cunado mi madre se enojaba conmigo me decía:
-Ahora te vas a dormir de cabeza.
Y yo me horrorizaba y le contestaba entre llantos:
-De cabeza nooo, de cabeza nooo...


Bueno, qué lata.

Un beso. De antes de ir a dormir.

jose fá dijo...

¿Batijosefa? jaja... vas a ver, vendré en la noche a alimentarme de tu sangre, Robin de cabeza

árboles derramándose, claro, cómo no lo recordé.

Hoy, ahora, es tarde y llueve derramándose también la nube, el verano... Un beso

jose fá dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Buch dijo...

El Pacífico, ¡Qué exótico me suena a mi!

jose fá dijo...

estuve a punto de decirte: Ay Buch, yo a ninguno tengo cerca (pensando en el Pacífico y el Atlántico)... pero es cierto que a ti se te atraviesa América completa o todo el viejo continente y Asia y etcétera... pero así como tú puedes presumir tu cercanía con el Mediterráneo, cerca de mí está el Golfo de California ¿qué te parece?

un beso como ballena... jeje