viernes, 14 de diciembre de 2007

Narrador omnisciente

Ella camina pensando en él. Pero también acaricia el pensamiento del deseo. ¿Qué es el deseo para una mujer? Debe ser distinto según el género que nos habite o en el que habitemos, piensa, porque las necesidades básicas y las funciones y los aparatos son distintos. ¿Aparatos? Así se llaman según le enseñaron desde su escuela elemental. ¿O no?
Ella camina pensando en estar con él. Con él adentro de ella. Estar con él y compartir humedad y piel. Darse a él. Recibirlo. Cuando camina su mente no lo hace, su mente se recuesta en un prado lleno de hierba soleada a florecer en los sentidos. Imagina su cercanía, las manos que la inventan cuando la recorren. A cada paso que da siente más euforia y menos frío porque la piel está al acecho, caliente y dulce. A cada paso que da piensa en una caricia más, en un movimiento, en acomodarse. Darse a él. Las mejillas le arden, los ojos chispean, su paso es leve y lento, parece flotar. Piensa que gime. Gime ligero. Suspira porque siente cuando él llega…
Luego las ve. Piensa que vienen levitando, felices. Se ven inmersas en la felicidad por las coloridas faldas llenas de flores que tocan sus rodillas y también por sus rostros resplandecientes, parece que las baña el sol, se dice, mirándolas cuando con sus anhelosos dedos abre un hueco entre el ritmo que imagina. Limpias, las cinco mujeres que caminan hacia ella, piensan que la mujer se ve feliz con los ojos que le brillan y las mejillas rojas; a pesar de la ropa neutra y sin adornos, parece que flota, se dicen, porque ellas no saben que en ese momento la mujer que ven está casi en éxtasis, porque la imaginación sabe lo que hace con ese cuerpo que camina. Y lo hace con fruición, detallista. Esa imaginación cabrona se deleita.
Cuando se encuentran la invitan, santas levitantes, a recibir a Jesús. Le dicen lugar y fecha de la venida, sonrientes, como ella que feliz, les dice que sí, que irá, irá a esa venida, claro. Siguen cada cual por su camino, las unas levitando, la otra flota. Todas han encontrado el gozo.

8 comentarios:

César R. Lino A. dijo...

Me siento afortunado al haberme topado con tu blog y a la vez estoy alegre de poder leer lo que publicas. FELICIDADES por el Blog. Chauuuuuuu

Anónimo dijo...

Si puedo decir que la nieve llena

llena mi cordillera de blanco

llena mi vestido de blanco

llena mis botas de blanco

llena mi ser de blanco

ese blanco que quita el color de las cosas y enfría los sentimientos

ese blanco que encierra todo, el infinito es blanco, tan blanco como el oscuro universo, tan frío que opaca todo a su alrededor

llueve blanco, cubre el blanco, viste el mundo de blanco, domina el blanco

pero yo llevo un volcan dentro

no hay nieve que lo detenga, ni una tormenta ventosa, ni una era glacial es suficiente para atenuar su intensidad

solo tu olvido, solo tu ley de hielo me enfría.

y me pregunto, porque?
porque?
porque un simple no te veo, no te siento, puede convertir mi volcán en los Andes Australes

si tu risa
si tu mirada
si tu presencia
le da combustible a mi lava

no puedo quitar mi vista de ti
no puedo eliminar tu sabor de mi piel
no puedo dejar de hablarte, de escribirte, de recuperarte en mis pensamientos.

En cada frase tuya construyo y reconstruyo tu ser, pieza por pieza, armo ese rompecabezas que eres para mi, mil millones de piezas, pero no pierdo esperanza ni reclamo en esfuerzo, solo dame tiempo y puedo con tus escritos formarme una idea tuya, una imagen perfecta de ti, esa imagen que no depende del color que le incida, de la posición de la lente, del ángulo de vista, solo dame tiempo y tendré tu topografía sentimental más completa que la superficie terrestre.

solo dame tiempo y un poco de atención

por ejemplo dime que sientes cuando ves un niño correr
una paloma volar
un estrella fugaz
solo escribe si sueñas con volar
si piensas en viajar
si crees en los duendes
si a veces lees los horóscopos
si los periódicos, las noticias y las novelas aparecen en tus horarios
no existen notas de la guitarra donde no te encuentre
sobre todo en ese quiebre de Segovia en Capricho Árabe
ya sabrás que la mejor forma de imaginar a un ser querido es con la música
también con esa música que sale de tus escritos y llena ese vacío acústico del ser
ser un no-ser, es decir
este anónimo que te escribe mientras oye “a day in the life”, ese in crescendo
que despliega verazmente el tumultuoso vivir sin ser más que un anónimo que se imagina a una anónima que escribe y se describe
no encuentro la salida literaria de este laberinto en el que me he metido al querer enviarte unas palabras,
siendo sinceros
me siento en una pecera virtual
porque en la realidad tu no me ves …………y yo no existo

Máximo Ballester dijo...

Al goce se llega por varios y dispares caminos. Por suerte. Hay para elegir. Me hiciste reir. He gozado de este ''casi un cuento''. Me encantó.

Un beso.

Miriam García dijo...

Qué maravilla encontrarse Una en las palabras de Josefa. Saludos.

adam dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Francisco Javier dijo...

Me he reído como un tonto. precioso final. Humor caliente, del bueno, en serio. Grandísimo y caliente.

Y a la vez, tan elegamte.

"Imaginación cabrona", eso es

Janis dijo...

Hola Josefa, verdad que las alas de la cuerva de luz sirven? qué bueno que te das la vuelta por las correspondencias. Un abrazo grande.

Buch dijo...

FRANCISCO JAVIER BUCH, claro.