viernes, 18 de julio de 2008

Antesala onírica
Para Mari
allá
tan lejos


A Mariana le regalaron un reloj despertador. Se entusiasmó. Todas las noches pregunta: mamá ¿a qué hora quieres despertarte? Mi ración de vacaciones escolares consiste en no tener que madrugar, así que me duermo lo más tarde posible, viendo la tele, leyendo…

- A las diez –respondo ilusionada
- Ja, lo pondré a las siete
- No, no, no… a las nueve
-A las ocho nos despertará –concluye, feliz

Mar tiene ocho años. Cuando tuvo tres menos, un día me contó su versión del soñar. Dijo que cuando nos dormimos entramos en un cuarto cuyas paredes están cubiertas de imágenes o cajones o cajitas o cuadros y hay que elegir. Si escoges un bosque, dijo, allí puedes también pedirlo verde o amarillo, de noche, con sol, como tú quieras, mamá. Esa posibilidad me maravilló y no lo olvido.

Suena el despertador. Mar, como si no hubiera estado segundos antes totalmente sumergida en el nocturno descanso, salta de la cama, apaga el reloj y va hacia mi cama, totalmente despierta. Se acurruca conmigo, finjo dormir, tal vez algún día me crea.

-Mamá: aughhh, tuve una pesadilla –casi al oído
- ¿Sí? ¿Qué soñaste?
- No soñé… tuve u-na-pe-sa-di-lla
- Cu-én-ta-me-la
- Soñé que andaba en un corral, no era el nuestro… no sé dónde era
- ¿Bonito el corral?
- Mmmmm… sí… un poco
-¿Y luego?
- Estaba jugando ¿a que no sabes con quién?
-¿Con quién?
- ¡Con Barney!
- Es un sueño lindo
- No, fue una pesadilla… jugar con Barney… ¡augh!

No le digo de aquélla su versión de la elección onírica. Sé que tendría una respuesta.

No río.

Me aguanto.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué padre! Algún día te contaré la concepción que tenía yo de los sueños cuando era niña.
No, creo que ya te la he contado. Era interesante cómo mi hermano y yo podíamos coincidir en un mismo sueño y la manera en que tratábamos de buscarnos si un día no veíamos al otro según nuestro relato a la mañana siguiente.
Espero que en este momento estén teniendo lindos sueños!, y sobre todo que Mariana no sueñe con Barney, je.

Un abrazo a Doña Socorro. Espero esté mejor.

Anónimo dijo...

Saludos Jose...
mientras el sueño no sueñe que està soñando, todo està bien...ejejjejeje
Navo

María María dijo...

Que bonitaa nena!! :)

Tati dijo...

Con Barney?!
Es pesadillezco.. sin dudas!!
muy lindo blog! Prometo volver.

Beso

Mari dijo...

Ay, ahora va mail. Soy de lo que no hay

Mari dijo...

Gracias.

Te quiero un montón.
=) (sonrisa feliz instalada en la cara, se quedará ahí mucho tiempo)

Mari, acá tan cerca