martes, 4 de abril de 2006

"Hay un solitario pensamiento
aquí rondándome
y no puede echar raíces
no logra penetrar en lo que digo
porque viene solo
y además llega llorando"

A veces no sé qué pensar. Nunca sé qué pensar, más bien. Sin embargo el pensar es ineludible, dicen que es necesario. Ahora se me ocurre que pienso en alguien, Myrna, como en alguien muerto, sé, sin embargo que no ha hecho tal. Y no puedo, de verdad lo intento, pensar en ella viviendo en dónde, comiendo con quién, hablando de qué, caminando cómo... ¿Recordará acaso, los terribles, aquellos tan lejanos días?

3 comentarios:

Shakespeare dijo...

lo mismo se preguntaba Hamlet

jose fá dijo...

sí, querido William: nada nuevo hay bajo el sol.

abril dijo...

Gracias por en envío.
Si puedes márcame en este momento. Sigo en el trabajo y tal vez salga después de las 4:00 p.m.