lunes, 22 de enero de 2007

Pienso en ti como tocándote
y mi cerebro es un cuaderno
lleno de tus huellas dactilares

1 comentario:

Máximo Ballester dijo...

Incluso me imagino que deben ir mas alla de lo dactilar... Pero que buena figura, original.