sábado, 17 de febrero de 2007

Volver

Nadie tendrá como destino ese lugar

Jamás

No irán hacia el pasado tus palabras
ni las mías
que en algún lugar remoto
de lo que ya no está
se encontraron y recogieron juntas
migajas de felicidad
en el suelo de ese parque
aquel
que ya no está
que no estará


Una manta ahumada es el único recuerdo
del señalerío
que te enviaba
que te envié
cuando deseaba

2 comentarios:

Pina dijo...

qué lindo!

y cómo dice Silvio... ¿a dónde iran?, a dónde

Mari dijo...

Qué bonito...

Parece triste, suena triste, pero no sé... algo me dice que a pesar de la tristeza no es triste.

Lindo lindo.

Ese lugar, que está en el pasado, que "ya no está" no puede ser ocupado por nada ni por nadie, es intocable. Transformable sí, sin embargo.