jueves, 9 de abril de 2009

Ausencia

el silencio es caracol tornasolado
que tiene
(sin él saberlo)
el poder
de ser un herrumbroso clavo
cuando prosigue su caminar
en el resbaloso tiempo
que suele ser
(sin ella saberlo)
la distancia
.

3 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Aquí vengo con mi presencia de alfiler que pincha las distancias y hace que tu poesía me llegue puntualmente en brillo tornasolado.

Hermosa la nueva casa, una fachada luminosa que nos recuerda lo luminosa que es por dentro.

Un beso, pero no me atrevo a decir de caracol.

Pina dijo...

yo traigo un abrazo... o dos.
Con ello tenemos suficiente para una tartulia.

Fita; sí, tu casa es luminosa y nueva y por ella te veo correr como niña descalza con tu cabello largo.

el silencio es de oro y por tanto una joya bastante difícil de encontrar.

más abrazos de abril no tan silenciosos, sí de oro para ti y otro para Máximo, ya que lo encuentro por aquí.

César venegas dijo...

yo nomas pase a saludar... tu nuevo diseño no me gusta, podrias decir que eu importa, que lo que importa son las letras, pero bueno... no sabia lo de la luna y menos lo del domingo, pero se algo que se puede hacer con una cinta metrica y aasusta, bueno, trealmente no asusta pero divierte, ya me jui, un beso y adios