miércoles, 1 de noviembre de 2006

El último recurso

Torcerle el brazo derecho al sueño
hasta que llegues
extraerle los ojos a la almohada
y ponerlos en sal
hasta que llegues

jalarle los cabellos a la sábana
morderle los dientes a la colcha
poner arcoiris silenciosos en todos los rincones
levantar con machetes las uñas de la alfombra
sin miedo aguijonear la risa
hasta que llegues

tenderme como muerta en los cristales rotos
y cerrar bien los ojos para verte
cuando llegues

4 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

EXCELENTE FINAL.

Que momento de intima ceremonia. Que espera de trinchera en amor.

Que bellas tareas para la espera del ser querido.

Un beso, y otro mas.

Bernyciento dijo...

¡¿Qué le van a hablar de amor... de su espera... de la melancolía... del jugueteo silente de dos cuerpos en la noche... de ser una mujer completa... de ser libre y vivenciar esa libertad...?!

¡Uf! Las poetisas son una especie distinta..

Para usted, un beso en la mano y mil en el corazón. ;-)

Todos los Santos dijo...

y todos los noviembres... los mejores!!!

Elmer Tabanico dijo...

ambiciono hablar de amor y...

sì,una mujer completa

que celebro,

beso la pluma de tus alas

Josefa.