martes, 31 de octubre de 2006

abrí la puerta de aquel silencio
y allí estaba adentro
acurrucada como pollito
tu repentina
ausencia

4 comentarios:

Manuel Parra Aguilar dijo...

Me gusta muncho la comparación, ese pollito. Pero creo qe por otro lado es algo escueta la imagen, digo, sería gueno explotarla.

Máximo Ballester dijo...

Me permito disentir con Manuel, a quien no conozco.

Esta todo dicho. Para mi no falta ni sobra nada.

Estan las palabras en su medida justa. Explotar las imagenes puede ser labor para otro poema, seguro.


Me encanto.


Este otro beso, que va por presencia.

Manuel Parra Aguilar dijo...

Es como si estuvieramos en una mina de grafito. ¿Sacariamos sólo para una caja de lápices? ¿Sacaríamos sólo para un lápiz? Hay qe explotarla. Podemos explotar otra mina, pero hoy estamos en esta. Saludos, Máximo.

Máximo Ballester dijo...

Tomo solo lo que necesito. Tal vez nisiquiera un lapiz. Seguro me mancharia el dedo indice, ya sumergido en una imagen impostergable y asi urgido y con ese poquito le escribiria el mejor poema para Fita.


Un abrazo a ambos. Me encanto este intercambio de ideas. Y es bueno que sumemos aportes.

Para ti, Fita, este beso, desde la mina de mi.