sábado, 21 de octubre de 2006

Números para una espera

uno

Repletos de ausencia
llenitos hasta el tope
de recuerdos.

Así te esperamos.

En las noches naufragamos
entre las cenizas
sin madero que nos salve.

dos

Permaneceremos ciegos
hasta verte.

No tendremos tacto
sin tocar tu piel.
ni pies sin caminarte.

No seremos dueños
de la bofetada
sin golpearte.

tres

Así, muecas en la risa
te esperamos.

cuatro

Estaremos rodando en las aceras
seremos blanco fácil
de escupitajos y patadas.

cinco

Indefensos en la espera.


Montón de mentirosos

Las mentiras blanquean el aire de esta noche.

No hay eclipse.

Se envicia el círculo verbal
no salimos
no entramos
no podemos mover un solo dedo.
Solo miramos a los ojos
la manera turbia
del aburrimiento.

Los dioses derrochan sus favores
somos los privilegiados desagradecidos
sin culto
sin sacrificio, sin doncella.

Tú eres un montón de mentirosos.
¿Para qué comerte el corazón?

Nos dieron el lugar, el nombre
nos pusieron el colchón de lluvia
saldamos nuestras deudas, propusimos
tomamos las plumas de colores
pagamos el disfraz
y con tinta despiadada
tatuamos en la lengua
del que hablaba
el oscuro silencio
atravesado por setenta flechas
desechables.

No hay eclipse.
Montón de mentirosos.

¿Para qué quiero tu corazón
si ya no quiero?



El recuerdo es animal siempre despierto
que exige agua y comidita diariamente

Hay que vacunar a nuestro animalito
podría contagiarse de la rabia
que a veces nos invade
cuando nos mete el pie
el recuerdo

Ese animal insomne para siempre

3 comentarios:

tíos dijo...

muy tarde... pero con todo el corazón (aunque una visible amnesia):
Feliz cumpleaños, Mariana.

El mágico aniversario siete.

Besos.

Máximo Ballester dijo...

Repletos de ausencia
llenitos hasta el tope
de recuerdos.
Desde ahi hasta El recuerdo es animal siempre despierto
que exige agua y comidita diariamente
esta todo perfectamente engarzado.

Los recuerdos son asi, acometen cuando uno menos los espera, vienen con sed, con hambre, dispuetos a que uno les de una vuelta mas, incluso los distorcione, o redondee con mucho de nuestro antojo y con un poco -pequeñas dosis- de olvido.

Te agradezco tu entrada en EN LA ORILLA, valoro tu comentario.

Lo de los besos de saludo final es cosa tambien de quien los toma y es como muchas cosas de este mundo cuestion de sensibilidad. En mi caso son cinceros, por si tenias dudas. Ya se que las distancia y que la web y que se yo tanto. Pero uno esta -en mi caso celebrando tu poesia, ya te lo dije- presente de alguna manera.

Asi que, aun no creyendome lo de los besos como lo mas lindo - no es que no te crea a vos sino a mis besos porque simplemente vienen de mi y quien soy yo al fin y al cabo...-, te mando otro, que bien lo podria dejar yo en la palabra siempre: ahi, al pie de tu poema.

Hasta prontito.

Pina dijo...

Bellísimo gesto, Don Max.
Saludos a besador y a besada.