viernes, 6 de octubre de 2006

Por favor, platícame
cuéntame ese cuento de mi muerte
dime que aún no llega

quiero que tu lengua certifique
mi respiro
mis palpitaciones

muerde esta manzana que es mi cuerpo
y dime
declárame en la vida:

viva



No eres tú el que moja mi entrepierna
no eres quien me vuela en los límites del desconcierto
no eres tú y sin embargo
contra esta certeza de saber que no eres tú
no sé quién sea éste
que yo quisiera fueras tú.

Porque si tú no eres
quién es éste
que moja mi entrepierna
y tiene en su lengua tu textura



Si cuando mojas el dedo gordo
de mi pie en tu boca
pudieras hablar
tal vez dirías:

Qué sabor salado
que ternezas me esculcan
el recuerdo
cuando lamo la tierra
que juntaste
en el camino




Mi corazón es liviano
es pluma de buitre
manchado.


No sé qué voz escucho
que me dice susurrando y en sollozos
que me tire
que me estoy tardando

que el abismo
nunca espera



A veces siento miedo
de que un día
los pájaros que crías con esmero
me coman la cabeza




Todo se me está muriendo
te invitamos al café

Corta este diente de león

También



Trituré incontables hielos con mis dientes
muchos limones chupé
y mil y otras gotas lamí

Tú a mi boca ¿qué le ofreces?

3 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Pues yo me he quedado con la boca abierta.
Yo a tu boca................palabras, cuando pueda articularlas.

ano-nada-2 dijo...

ja...
yo igual; sólo puedo agregar que, en efecto, el abismo es el abismo
y nunca de los nuncas es pera.

"que el abismo
nunca espera"

Saludos ano-nada-2
por estos poemas gulp y recontragulp
que para un adolescente podrían resultar casi fatales.(cosa que no lograría ni la revista Playboy, jeje).

jose fá dijo...

no lo vuelvo a hacer