sábado, 21 de abril de 2007

Y miro por la ventana las palomas que caminan lentamente sobre un muro. Y me digo: ¿esto es la vida? Y me digo: esto es la vida ¿Qué le vamos a hacer?
Todo parece que se mueve. El gran engaño. Ni siquiera el parpadeo es cierto.
Ya lo han dicho muchos y mejor: ni siquiera estamos.
Yo sólo lo presiento. No me atrevo a sostenerlo.

1 comentario:

Mari dijo...

Mi vida es soltar.

Cuando me suelto me sorprendo, caen hojas amarillas sobre mí. Caen semillas, flores, frutos!

Estos días removidos son de tierra fértil.

Besos