viernes, 27 de julio de 2007

Tarde que llueve

De pronto este silencio
es otro
espacio para cruzar

6 comentarios:

Anónimo dijo...

y pensar que puede abarcarlo todo

Mari dijo...

Hoy tuve unos silencios preciosos acompañando un momento que para mí fue bello, mientras "elotro" chorreaba oscuridades...

Tus escritos tienen aire limpio.

Besos!

Abril Lech dijo...

Si los espacios se componen de silencios y palabras, de lluvia y sol, de presencias y ausencias, este es efectivamente un paso más. Cruzar el puente. Eso es.

el anonimo verdadero dijo...

Dinero y tiempo
Son las variables supremas de nuestra época

Cuanto tienes, cuanto vales

Yo casi no valgo,
Tengo mi currículo y los bolsillos vacíos

El silencio y la soledad
El ocio y la contemplación
La admiración y la nada

Aquí yo contemplándome
Sin sol, sin luna, sin noches, y sin ti

No te tengo, no te valgo

No me tengo, no me valgo

Solo una copa de agua recorre mi estomago
Solo tu recuerdo recorre mi mente

No tengo respuestas
No tengo ni dudas, ni que preguntar

Así vivo,
porque después de ti todo es de bajada

Máximo Ballester dijo...

O para habitar. O para ser espacio de la persona que viene con la lluvia. O ser lluvia, o ser otro.

un beso.

jose fá dijo...

anónimo ¿verdadero?: estoy sospechando que ¿mientes?