martes, 20 de junio de 2006

  • Hay que ser coherentes, hay que ser pródigos en el erotismo, vehementes en el sueño y condenadamente vivos para no permitir al tiempo que nos desmorone –dice el ahorcado meciéndose suavemente, mientras aspira el aroma de la madreselva dulce que está siendo lloviznada.

  • En la memoria del muerto hay un manantial que nos moja los pies en las noches más solas. Nos estremecemos y tenemos miedo.

  • P´al que no escribe
    Vas muy bien encaminado: un poquito más adelante del olvido está la muerte

  • La risa está cansada, se sienta desfallecida en las bancas más sucias de la plaza, quiere comer palomitas. Crujientes.
    Pero todas vuelan cuando sienten que se acerca, no puede atraparlas
    .

3 comentarios:

Juan Pablo Navarrete Aldaco. dijo...

!Hola, Josefa, gusto en saludarte! Te vi y fui quien en la última edición del encuentro Horas de Junio te echó un grito -de los buenos- mientras leías.

Olas dijo...

hola hola:
¿puedo presumir un amanecer nublado?
Canapas llueve llueve llueve
Guayson cero cero cero
pero desde ayer parece que se nubla junio y la mañana es blanca... y tal vez, por descuido quizá- llueva.
Eso esperemos todos.

jose fá dijo...

Juan Pablo. Sí que recuerdo tu petición gritada y la mentira que te respondí: que ya no escribo poemas. falso, falso... no puedo evitarlo. Te abrazo cariñosamente (por supuesto que sé quién eres), gracias por reportarte